Todo riesgo operativo

Los riesgos permanentes que debe prever y enfrentar una empresa, requieren de la contratación y  administración de varias coberturas de seguro, muchas de ellas complejas y exigentes en su diseño y adecuación permanente.

Todo Riesgo Operativo, por su alcance y flexibilidad, permite respaldar en forma integral las operaciones industriales o comerciales, posibilitando el diseño de una cobertura ajustada a las características y necesidades de la empresa, que elimina los excesos o faltas de protección.

El resultado final es, siempre, una garantía más amplia y adecuada, con una administración racionalizada de los riesgos y a un costo menor.

Bajo esta cobertura se pueden incluir todos los bienes sobre los cuales la empresa tiene interés asegurable, incluyendo aquellos recibidos a cualquier título, y por los cuales es responsable.

Para establecer adecuadamente los riesgos y capitales asegurados necesarios para lograr una protección integral, es aconsejable clasificarlos de la siguiente forma:

  • Edificio o construcciones, así como mejoras incorporadas a los mismos por el Asegurado.
  • Maquinarias destinadas a un proceso de elaboración, transformación y/o acondicionamiento.
  • Instalaciones destinadas a la actividad de la empresa.
  • Mercaderías. Comprende materias primas y productos en elaboración o terminados, mientras se encuentren siendo industrializados, comercializados, en exposición o depósito.
  • Los suministros que, sin integrar un producto, posibilitan la realización de los procesos.
  • Útiles, herramientas, repuestos, accesorios y otros destinados a la actividad.
  • Muebles y accesorios.

 

El seguro básico cubre los daños por pérdida directa, destrucción física o daño material de los bienes muebles e inmuebles asegurados, dentro de los predios solicitados por la empresa, que sean consecuencia directa, accidental e imprevista de cualquier causa, a excepción de los riesgos especialmente excluidos en las condiciones del seguro. 

El riesgo principal se puede suplementar con una amplia gama de coberturas adicionales. La conveniencia de su contratación depende del tipo de actividad que desarrolle la empresa.

Detallamos a modo de ejemplo, algunas de las más contratadas:

  • Pérdida de Beneficios (pérdidas económicas por reducción de ventas e incremento de los costos de explotación) que sean consecuencia de la interrupción temporaria (total o parcial) a causa de un siniestro cubierto por el seguro. Este adicional se puede complementar con otras coberturas que amparan la pérdida de beneficios por la interrupción temporal de los accesos a los locales del Asegurado, la falta de entrega de insumos por parte de proveedores, la imposibilidad de proveer bienes o servicios a clientes, o las pérdidas por no poder desarrollar la cadena de proceso cuando el Asegurado no recibe bienes o servicios provenientes de otras plantas de su propiedad.
  • Gastos de limpieza y remoción de escombros. Gastos necesarios para la demolición total o parcial del edificio, retiro de escombros y/o gastos de limpieza, cuando dichos trabajos sean necesarios a consecuencia de un siniestro cubierto por la póliza.
  • Remoción temporaria. Daños a la maquinaria e instalaciones  trasladadas a otro lugar para su limpieza o reparación, incluyendo el tránsito a tales efectos.
  • Hurto y/o rapiña del contenido de los locales. Daños de los bienes, edificios e instalaciones en ocasión de la comisión o su intento.
  • Hurto y/o rapiña de dinero y valores de fácil convertibilidad dentro de los locales.
  • Rotura de cristales, vidrios, espejos y otras piezas similares.
  • Daños a equipos electrónicos como consecuencia de caída de rayo.
  • Daños a los bienes asegurados causados por agua, como consecuencia de crecientes de ríos y arroyos, obstrucción de cañerías, colectores y cloacas por exceso de precipitaciones pluviales.
  • Pérdida o daño a mercaderías depositadas en cámaras frigoríficas, por pérdida de frío de los sistemas de refrigeración.
  • Combustión espontánea.
  • Pérdida o daños de los objetos personales de los empleados de la empresa asegurada, mientras se encuentren en sus locales, como consecuencia de un siniestro cubierto por la póliza.
  • Gastos extraordinarios, que sean consecuencia de la interrupción temporaria, total o parcial, como consecuencia de un siniestro indemnizable.

Un estudio pormenorizado de las actividades de la empresa permitirá establecer de acuerdo a su tamaño, tipo y volumen de los negocios desarrollados, cuáles son los principales riesgos a los que se encuentra expuesta y, en consecuencia, diseñar una cobertura adecuada e integral, que incluya los riesgos más convenientes para sus intereses y posibilidades. 

  • Denunciar el evento, en un plazo máximo de 24 horas desde su ocurrencia, a través de Teleservicios BSE (2) 1998 o en nuestras sucursales y agencias de todo el país.
  • Para todos los casos, se deberá presentar la siguiente documentación:
    • Presupuesto o factura de las reparaciones efectuadas.
  • De forma opcional y siempre que sea posible, obtener fotos representativas del daño.

 

Banco de Seguros del Estado | Av. Libertador 1465 | Tel.: 1998 | Montevideo - Uruguay